Google+ Seguidores

viernes, 24 de mayo de 2013

La ciencia-ficción de Stephen King

A finales de los años setenta y principios de los ochenta, un nuevo escritor irrumpió con fuerza en el mercado estadounidense con dos títulos que cosecharon muy buenas críticas y unas ventas considerables. El autor, Richard Bachman, reflejaba sus historias en un marco distópico al que sacaba mucho partido a la hora de contar sus historias de horror y violencia. Ente otras, destacan La larga marcha y El fugitivo. La primera narra la experiencia de un adolescente que participa en un concurso televisivo de resistencia. En él, los concursantes deberán competir entre ellos para alcanzar la meta caminando sin detenerse durante dos o tres días completos y el ganador obtendrá un importante premio en metálico. El análisis de las motivaciones de los jóvenes y las interacciones que se dan entre ellos a lo largo de la marcha darán juego para mucho. Es una novela que sumerge al lector en una atmósfera opresiva en la que cada participante se verá llevado hasta el límite y comprobará de lo que es capaz con tal de ganar el premio y sobrevivir. En El fugitivo, que fue adaptada horriblemente al cine en una infame aunque entretenida película protagonizada por Scwarzenegger en los ochenta, también se toma un concurso televisivo como marco para un thriller frenético. El concursante deberá huir de la policía y el ejército de ciudad en ciudad, al tiempo que la televisión despliega toda una campaña de difamación en su contra para conseguir la colaboración ciudadana en su captura. Nada que ver con el filme, que pasa por ser un blockbuster para recaudar taquilla a costa de un Scwarzenegger en la cresta de la ola y que fue destrozado hasta quedar irreconocible.


Posteriormente, se descubrió que Richard Bachman era en realidad el pseudónimo de un ya consagrado Stephen King para publicar unas obras que sus editores al parecer consideraban que iban a saturar el mercado de títulos firmados por King. El escritor recurrió a esta argucia para poder publicar con otro sello y así comprobar si tendrían éxito por sí solas sin llevar su firma.

2 comentarios:

  1. Recuerdo claramente "La larga marcha", un apasionante, pero a la vez claustrofóbico (aunque pasara en el exterior) libro de Bachman (alter ego de Stephen King o viceversa). Sufrí al leerlo, pero disfrute y me enganche a King... recomendable (no la película)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que hubiera versión cinematográfica de La larga marcha, pero parece que no me he perdido nada... Nada bueno, al menos.

      Eliminar