Google+ Seguidores

miércoles, 29 de mayo de 2013

Los cuentos de Frederic Brown

Si Frederic Brown ha pasado a los anales de la historia de la literatura de ciencia-ficción, la mayor parte de la culpa la tienen sus geniales relatos cortos. A pesar de ello, es justo recordar que publicó más de una excelente novela como: "Marciano, vete a casa", en la que narra una invasión marciana de la Tierra que transcurre de forma pacífica. Los problemas que se derivan de la presencia constante de alienígenas observando a los humanos mientras tratan de seguir normalmente con sus vidas resultan tener consecuencias desastrosas para el orden mundial. Precisamente, el sentido del humor inteligente es la nota predominante en la ingente producción literaria de Brown, que en las distancias cortas supo proyectar todo su talento mejor que con narraciones largas. La editorial Gilgamesh tiene en su catálogo una excelente recopilación de sus relatos cortos y novelas, que previamente habían aparecido en le mítica colección Nebulae de Edhasa. Brown está considerado el padre del microcuento. De hecho, uno de sus relatos más célebres tiene el honor de ser el cuento de terror más breve de la historia, y dice más o menos así: "El último hombre vivo estaba sentado en la habitación. De repente, llamaron a la puerta". Es difícil construir tanto con tan poco, y si no, que cada uno lo intente para darse cuenta de ello. Huelga decir que hubo un segundo relato que era una suerte de continuación de éste y que seguía con la entrada en la habitación de una mujer.
Otra vez el humor del autor nos sorprende con una genial salida. En sus relatos se observan frecuentes apariciones de elementos de su vida cotidiana, como máquinas que cobran vida, especialmente una linotipista que exige sus derechos laborales después de imprimir panfletos sindicales. Frederic Brown simultaneó su labor creativa con un empleo en una imprenta local y conocía los detalles del oficio. Una selección que viene como anillo al dedo para leer a ratos entre lecturas más complejas y descongestinar la mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario