Google+ Seguidores

miércoles, 5 de junio de 2013

Elric, el eterno atormentado. Los mundos de Michael Moorcock.

El polifacético autor británico Michael Moorcock dirigió el semanal dedicado a la fantasía y la ciencia-ficción New Worlds desde 1964 hasta 1971. En ella aparecieron algunos de los escritores más exitosos de la llamada Nueva Ola del género fantástico. Como autor, a Moorcock se le recordará sobre todo por la creación del Multiverso, donde varias realidades alternativas coexisten y, en ocasiones se entrecruzan. Este concepto es hoy en día un recurso muy utilizado tanto en películas y series televisivas como en novelas y comics de todo el mundo. Son varios los personajes a los que ha dado vida en sus obras, pero sin duda el que más popularidad ha alcanzado es Elric de Melniboné, el emperador albino. Se trata del heredero de un decadente imperio que antaño fue el más glorioso de todos los reinos. Elric, enfermizo y apocado, solo tiene interés para sus libros y descuida las cuestiones de estado. Su primo, celoso de su poder y deseoso de hacer la guerra a los Reinos Jóvenes que salen de su letargo, idea un plan para matar a Elric y secuestrar a la hermana de éste, Cymoril. En sus aventuras, Elric estará acompañado por su espada vampírica, Stormbringer, que se alimenta de las almas de sus víctimas. El albino es un personaje complejo, con una lucha interna consigo mismo, siempre vacilando entre sucumbir al ansia asesina de la espada o permanecer virtuoso en sus aventuras.
En su camino, encontrará compañeros tan curiosos como "el compañero del héroe", que le revela que se dedica a recorrer las realidades acompañando aventureros en sus búsquedas mientras realiza sus funciones de acompañante: hacer chistes (porque el héroe es demasiado serio para ello), tomar decisiones equivocadas (para que el héroe pueda corregirlas), meterse en líos (para que el héroe pueda sacarle las castañas del fuego) y otras situaciones típicas al uso. Es aquí donde observamos la parte más crítica de Moorcock, que se mostraba muy crítico con el género fantástico de la época. Incluso llegó a afirmar que solamente escribía ese género porque era muy comercial. En una de sus novelas, la dedicatoria fue: "Para mis acreedores, mi mayor fuente de inspiración". También se le conoce por ser un enconado detractor de J.R.R. Tolkien, lo que le valió el calificativo de "ególatra" por buena parte del fandom, entre otros calificativos mucho menos suaves. Sin embargo, no se puede negar que Michael Moorcock fue un innovador en el terreno de la fantasía y que sus historias son un deleite para los sentidos que merece mucho la pena leer. Otros personajes que le dieron la popularidad fueron Corum y Dorian Hawkmoon, contrapartidas de Elric en otras realidades, a los que se les denomina con el nombre genérico de Campeón Eterno. En varias ocasiones compartieron aventuras estos personajes, llenando de posibilidades creativas un género fantástico que, al igual que Melniboné, se hallaba en aquellos tiempos en franca decadencia.
Como impulsor de la moderna fantasía y responsable de un nuevo giro de tuerca en el género de la Espada y brujería (que llevaba décadas estancado, prácticamente desde su creación por Robert E. Howard), Michael Moorcock merece ocupar un puesto relevante en nuestras librerías, en las que no debería faltar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario