Google+ Seguidores

martes, 18 de junio de 2013

"La Búsqueda de Kadji", de Lin Carter: espada y brujería de la de antes

Lin Carter pasará a la historia de la literatura fantástica por ser uno de los dos continuadores por antonomasia de la parte de la obra de Robert E. Howard que sentó las bases del subgénero llamado "Sword and Sorcery". Nos estamos refiriendo, sobre todo, a sus personajes más conocidos, Conan y el rey Kull, pero también a otros como Bran Mac Morn, Cormac, Sonja la Roja y Solomon Kane. El otro escritor que nos viene en seguida a la cabeza es, cómo no, L. Sprague de Camp. Aunque después hubo otros de gran renombre que utilizaron la franquicia Conan para lograr la difusión que les permitiría dedicarse a proyectos más personales (caso de Robert Jordan y su archifamosa Rueda del Tiempo), o para embolsarse una bonita cifra en su cuenta bancaria (Paul Anderson), los autores anteriormente citados se encargaron de terminar algunos relatos que el escritor tejano no pudo concluir en vida. Con mayor o menor acierto, la verdad es que realizaron un trabajo digno y muy respetuoso con su admirado referente, cuya influencia caló profundamente en toda una generación de escritores de literatura popular. Tal vez hoy en día oigamos "Conan" y la primera imagen que nos venga a la cabeza sea la de Arnold Scwarzenegger poniendo expresión brutal y resolviendo sus conflictos por la vía rápida sin más. Estaremos de acuerdo en que se trata de un arquetipo de personaje de ficción ampliamente extendido en la literatura fantástica, pero deberemos tener en cuenta que fue Howard con su personaje el que sentó las bases de todo un subgénero que hoy en día todavía perdura. 

   La novela que publica, cómo no, La biblioteca del laberinto, se centra en la figura de Kadji, un joven nómada que debe perseguir y cortar la cabeza de un príncipe usurpador por mandato de su abuelo para vengar el honor familiar. En su búsqueda (a lomos de un poni, me gustaría saber en qué estaría pensando Lin Carter) se encontrará con un viejo mago en horas bajas y con una sacerdotisa que siempre va acompañada de un lobo de la que se enamorará. Su voto de castidad, que según las normas de su tribu, debe guardar hasta cumplir su misión, unido al voto de castidad de la sacerdotisa convertirán el idilio en una mojigatería que bien podía haber sido concebido por mi admirado Edgar Rice Burroughs. Por lo demás, la historia es bastante predecible, aunque ciertamente la narrativa de Lin Carter la hace entretenida de leer. Los fans de las novelas clásicas de espada y brujería sin duda disfrutarán de su lectura, aunque se trata de una versión bastante edulcorada del género; nada que ver con Clark A. Smith y compañía.

Si quieres descubrir nuevas aventuras trepidantes, no dejes escapar la saga de Tex  Hardigan. Un personaje que te sorprenderá. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario